Previous
Next

La Filosofia Trinci

Trinci pone la máxima atención no solamente en la calidad de las materias primas y los procesos del tostado; pero también en todo aquellos aspectos relacionados con el mundo del café y del cacaoA la base de la filosofía Trinci se encuentran valores como la protección de la biodiversidad y el apoyo a los agricultores en los países en vías de desarrollo.

torrefazione artigiana trinci innovazione

Artesanìa & Innovacion

La experiencia en el arte de la torrefacción artesanal es el primero e indispensable valor en la filosofía de la producción Trinci.

Andrea ha heredado su pasión para el mundo del café, de su padre, que abrió su primera bodega en Florencia en 1939.

Empieza desde aquí su experiencia. La tradición familiar ha sido siempre reinterpretada teniendo un ojo particular para la innovación.

La búsqueda continua de la calidad, empezando desde las materias primas hasta el café en la taza, con el tiempo ha llevado Trinci a hacer coincidir la artesanía con la inserción de nuevas tecnologías. Esto ha permitido de responder prontamente a las nuevas necesidades del mercado.

caffe fair trade trinci torrefazione

El sello Fair-Trade

Es con el sello fair-trade que Trinci certifica su compromiso con la defensa de los derechos, sobre todo en los países en vías de desarrollo, de quien lo cultiva y lo cosecha.

Los productos Fair-trade , de facto no solo garantizan una vida mejor a los agricultores, pero les permite también invertir en la mejora d ela producción y de la calidad.

presidio slow food trinci

Café Slow-Food

Desde 2004 Andrea Trinci colabora con la fundación Slow-food para la biodiversidad onlus. En particular trabaja el café en las tierras de altura de Huehuetenango en Guatemala y el cacao en Chontalpa en Mexico.

Parte de los beneficios de la venta de los productos es donado a la fundación.
En 2005, además, ha sido protagonista de un proyecto particularmente ambicioso: la realización de una torrefacción artesanal en el interior del centro penitenciario “Lorusso y Cotugno”. Esta particular torrefacción ha sido gestionada por la cooperativa social “Pausa café” y por un grupo de presos, a los cuales Andrea enseña el arte de la torrefacción.